EL VITICULTOR

Javier Arizcuren

Proviene de una familia de viticultores de Quel, en La Rioja Baja. Arquitecto de profesión, entre sus proyectos se encuentran las bodegas Marqués de Terán y Finca Los Arandinos y, más recientemente, la recuperación de los calados históricos (s. XVI) y del complejo de edificios (s. XIX) de las bodegas Conde de los Andes en Ollauri.

Tras cursar estudios de viticultura y enología en la Universidad de La Rioja y realizar diversos viajes a zonas vinícolas nacionales e internacionales, en 2009 comienza a elaborar una pequeña cantidad de vino en los bajos de la casa familiar.

En el año 2011 se hace cargo de la explotación familiar y empezó a calibrar su potencial y el carácter diferencial de los vinos de Quel.

El viñedo

De todos los viñedos que integran el patrimonio vitícola familiar, únicamente aquellas parcelas con mayor potencial vitícola se adscriben al proyecto Arizcuren. Se trata de parcelas de entre 30 y 120 años conducido mayoritariamente en vaso en zonas con características de suelo, altitud y orientación optimas para el cultivo de la vid.

Estas parcelas se trabajan de forma orgánica, prescindiendo de herbicidas, pesticidas y abonos de síntesis. Al final del ciclo, se elige una fecha de vendimia que difiere de año en año, dependiendo del momento en el que las uvas alcancen el máximo equilibrio entre fruta, acidez, carga polifenólica, etc.

Los racimos obtenidos resultan ser una suerte de dietario en el que pueden leerse los vaivenes climatológicos que los han hecho crecer y madurar.

Completa el trabajo de todo el año una cuidada selección de uva en el viñedo que se transporta en cajas de plástico para preservar al máximo su integridad previa a la entrada de la misma en los depósitos de elaboración.

Vista aérea en 1956 de los terrenos de viñedo en la Sierra de YergaVista aérea en 2004 de los terrenos de viñedo en la Sierra de Yerga
Español